domingo, 12 de abril de 2015

El beso



No aflojes la cuerda si quieres
lograr tan presto tu objetivo,
ni lo abandones redivivo
en tanto que cruento lo hieres.

Si bien habrás muchas mujeres,
que de amor te tengan cautivo,
serán ufanos sus quereres;

y no encontrarás nunca en ellas
el afecto que te profeso,
sino el interés inconfeso
de sus disputas y querellas.

Si pretendes salir ileso,
sigue con cualidades bellas
el camino de un casto beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario