domingo, 12 de abril de 2015

Bajo las hiedras



    
Bajo las hiedras colgantes
y las rosas más floridas
conocí los inconstantes
arrebatos de la vida…
¡Necias quimeras distantes
que pronto son deslucidas!

Y las delicias cesantes
son en punto consumidas
con estas ansias errantes
que sin rumbo andan perdidas
sendas de necios amantes.

¡Volved sueños incesantes
de las ya pasadas vidas,
volved a estos mil instantes
que devoran enseguida
los ensueños debutantes!

Bajo las hiedras colgantes
y las rosas más floridas
conocí los inconstantes
arrebatos de la vida…
¡Necias quimeras distantes
que pronto son deslucidas!

Las letras harán constantes
a las almas presumidas,
mas también harán brillantes
las llamas mal reducidas
por maltratos o desplantes.

Rigores, cual los de antes,
son imágenes vividas
que mueren en inquietantes
torturas ya deslucidas
de porvenires triunfantes.

Bajo las hiedras colgantes
y las rosas más floridas
conocí los inconstantes
arrebatos de la vida…
¡Necias quimeras distantes
que pronto son deslucidas!

Bajo las hiedras colgantes
y las rosas florecidas…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada