martes, 14 de abril de 2015

Al dios Baco



 
Baco que sutil embebes
la riqueza en tu buen tino
y que brindas con el vino
en que la lujuria bebes,

tú, que a las bacantes debes
tu cortejo sibilino,
ardes por tus sorbos breves.

Coronado por la vid
muestras el rostro encendido,
sólo al pensar sometido
del más injurioso ardid.

Y en el Olimpo ascendido
eres en mucho adalid
del beodo cometido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada